¿Cuáles eran los pueblos germánicos?

Los pueblos germánicos o bárbaros -denominados así por los romanos, que los consideraban extranjeros- vivían al otro lado de la frontera del Imperio Romano, más allá del Rhin y del Danubio y, tras sucesivas oleadas migratorias a lo largo del siglo V, fueron asentándose en el Imperio de Occidente, causando su desintegración.

Destacaron principalmente:

    • los visigodos, establecidos en Hispania y el Sur de la Galia;

 

    • los ostrogodos, que ocupaban Italia;

 

  • y los francos, que se expandieron al Norte de la Galia;

aparte de otros pueblos menores, como:

    • los anglos y los sajones en Inglaterra;

 

    • los suevos en el noroeste de Hispania;

 

    • los burgundios, en el valle del Ródano;

 

  • y los vándalos, en el Norte de África.

 

 

Kuaest