¿Cuáles son las características de la pintura impresionista?

Los rasgos más importantes de la pintura del Impresionismo

La pintura del impresionismo se distingue sobre todo por:

  • su intento de captar la luz: los objetos se representan según la impresión lumínica reflejada en ellos y sus sombras;
  • predominio de las pinceladas sueltas y rápidas y la yuxtaposición de sus colores;
  • sensación de vibración;
  • ausencia de contornos;
  • sombras a base de color -y no negras-;
  • representación directa o al aire libre de escenas naturales y ambientes urbanos en un determinado instante, lo que las convierte en impresiones donde queda plasmado lo fugaz, lo espontáneo y lo cambiante;
  • efectos de aire, luz y reflejos en el agua;
  • ‘impresión pictórica’ en contraposición a la ‘representación fotográfica’;
  • vanguardismo, independencia y antiacademicismo; entre otras características.